6. PROGRAMAS DE REHABILITACION

La rehabilitación y la atención psicosocial, como uno de los componentes de la reparación integral, y la obligación del Gobierno Nacional de crear un programa de rehabilitación con medidas individuales y colectivas, centraron la reflexión en esta mesa.

Hubo un reconocimiento del número importante de organizaciones no gubernamentales con un conocimiento acumulado sobre la incorporación del enfoque psicosocial en la prestación de servicios. Estas organizaciones expresaron sin excepción su disponibilidad para compartir su experiencia y apoyar al Ministerio de la Protección Social en el diseño y en la implementación de este programa.

Se enfatizó que la rehabilitación se debe entender en un sentido amplio, es decir, que además del componente de atención en salud física y en salud mental, la rehabilitación debe incorporar una estrategia integral orientada hacia el proceso de reconstrucción de los proyectos de vida individuales, familiares y sociales de las personas, y hacia el proceso de recuperación de la autonomía personal, laboral y social.

El acceso a este programa no puede depender del régimen de atención en salud al que esté afiliada cada persona, ni puede limitarse a la oferta del sistema general de salud. Además de ser un programa en sí mismo, la rehabilitación (entendida en este sentido amplio) y el enfoque psicosocial, deberían ser parte de todos los demás componentes de la reparación. Así por ejemplo, los procesos de restitución de tierras, los procesos judiciales, el otorgamiento de indemnizaciones administrativas, y todos los demás aspectos de la reparación, deberían incluir el enfoque psicosocial desde el comienzo y como parte integral de cada proceso.

También se hicieron referencias a la importancia de la formación de los funcionarios y funcionarias sobre el impacto del conflicto armado en las víctimas, para que puedan estar en condiciones de tener una “interacción” con ellas (a diferencia de una “intervención”) con el fin de que sean sensibles y respondan adecuadamente a las necesidades específicas de edad, género, orientación sexual, situación de discapacidad, y condiciones geográficas, sociales y culturales, de cada persona o grupo de personas.

Sobre las responsabilidades institucionales para poner en marcha el programa de rehabilitación y para incorporar el enfoque psicosocial en los demás componentes de la reparación, los representantes de la sociedad civil recomendaron que se cree en el Ministerio de la Protección Social una unidad nueva, encargada específicamente de este programa, por fuera del sistema de seguridad social, que cuente con las capacidades técnicas y financieras necesarias para darle sostenibilidad a la atención y para coordinar con los demás sectores del Estado. Los representantes de la sociedad civil se refirieron también a la importancia de que el Ministerio de la Protección Social asuma un papel más activo en el proceso de reglamentación de la ley de víctimas, en coordinación con los Ministerios de Justicia y Agricultura y con Acción Social.